martes, 29 de noviembre de 2016

La Genetica y los Habsburgo


Diapositiva 14
-->
El rey es más bien bajo que alto, no mal formado, feo de rostro; tiene el cuello largo, la cara larga y como encorvada hacia arriba; el labio inferior típico de los Austria; ojos no muy grandes, de color azul turquesa y cutis fino y delicado. El cabello es rubio y largo, y lo lleva peinado para atrás, de modo que las orejas quedan al descubierto. No puede enderezar su cuerpo sino cuando camina, a menos de arrimarse a una pared, una mesa u otra cosa. Su cuerpo es tan débil como su mente. De vez en cuando da señales de inteligencia, de memoria y de cierta vivacidad, pero no ahora; por lo común tiene un aspecto lento e indiferente, torpe e indolente, pareciendo estupefacto. Se puede hacer con él lo que se desee, pues carece de voluntad propia
Descripción que hace el Nuncio del Papa cuando Carlos II tenía veinte años.


Se cree que Carlos II padeció el
Síndrome de Klinefelter como consencuencia de la elevada consanguinidad en la familia, en este enlace tienes más detalles de parentesco.
Related Posts with Thumbnails