domingo, 16 de mayo de 2010

El Plan Marshall y el cine español


Bienvenido, Mr. Marshall!, estrenada en el cine Callao de Madrid en abril de 1953, finalizó su rodaje el 18 de octubre del año anterior. Dos meses antes, había terminado oficialmente el "European Recovery Program" (popularmente conocido como Plan Marshall).


"Cuando se realizó ¡Bienvenido, Mr. Marshall!, la situación era la siguiente: desde 1948, una lluvia de dólares había caído sobre Europa a través del (...) Plan Marshall. España, a causa de la forma política del régimen, quedó excluida de esa ayuda, aunque un cambio de coyuntura internacional -el recrudecimiento de la Guerra Fría-, llevó a los americanos a aproximarse al general Franco, que vio cómo entre 1950 y 1953, volvían los embajadores, llegaban los primeros créditos, y se firmaba el tratado de cooperación entre ambos países (dólares a cambio de bases). En este contexto, que la propaganda política del régimen convirtió en una especie de espejismo americano, es donde cabe situarse el film. A escala reducida, los sueños de Villar del Río y de sus habitantes son los sueños de un país en la miseria, que cree que gracias a esa nueva coyuntura política, también sus campos baldíos iban a florecer después de una lluvia de dólares. El acierto del film, consiste en reducir esa síntesis general a un conjunto de imágenes contundentes: el atraso del pueblo, la perplejidad de las autoridades, las triquiñuelas con que seducen a los nuevos invasores, etc. En este último aspecto, (...) para agradar a los americanos, el alcalde y los habitantes del pueblo construyen sobre sus casas y paisajes -más bien manchegos-, un pueblo de cartón-piedra andaluz, al tiempo que todos los vecinos se disfrazan de andaluces. ¿Cómo no interpretar, y aún hoy, todo eso como una alusión directa tanto al cambio de fachada del régimen -poco antes pro-nazi y entonces pro-americano- como a la asunción por parte de ese régimen del andalucismo como cultura escaparate de cara a la exportación?"2.


El Plan Marshall se popularizó con tal nombre en virtud de su (...) responsable, el general norteamericano George Catlett Marshall, secretario de Estado, y luego, de Defensa con el presidente Harry Truman. Se trataba de un plan de ayuda en cuatro años de Estados Unidos a la Europa depauperada tras la guerra. Los americanos tenían un espectacular superávit en su balanza de pagos, y temían que una Europa pobre nunca llegara a ser buena cliente suya, y además, que si Europa no levantaba económicamente la cabeza, pudiera ser víctima propiciatoria de la influencia comunista. En aquél momento, la ayuda a España no era conveniente, por cuanto había mantenido durante la II conflagración mundial una estrecha relación con el régimen nazi. Y aún acabada ésta, seguía sometida a los dictámenes de un dictador. Posteriormente, no obstante, el nacimiento de un mundo bipolar dominado por la URSS y por Estados Unidos hacía necesario establecer relaciones de alianza con países contrarios a los incipientes regímenes comunistas.


Por otra parte, el 4 de noviembre de 1950, la Asamblea de las Naciones Unidas aprueba una resolución por la cual, además de anular la recomendación de retirada de embajadores, se ofrece al gobierno español su ingreso en los organismos especializados de la Organización de las Naciones Unidas (O.N.U.). El 30 de enero de 1953, España ingresa en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (U.N.E.S.C.O.), agencia especializada de la O.N.U., encargada de la difusión de la cultura por todo el mundo, y de la defensa de los derechos humanos.


El 27 de septiembre de ese mismo año, España y Estados Unidos rubrican el Tratado Hispano- Estadounidense que autoriza la construcción de las bases militares de Torrejón de Ardoz (Madrid), Sanjurjo-Valenzuela (Zaragoza), Morón (Sevilla), y Rota (Cádiz), así como el trazado del oleoducto de Cádiz a Zaragoza, o la instalación de una extensa red de estaciones de radar, entre otras cosas, por lo que España se incorpora al radio de influencia militar estadounidense. A partir de entonces, las bases militares permitirán a los Estados Unidos ejercer un sólido control estratégico en la cuenca mediterránea.


El 15 de diciembre de 1955, España ingresa en la O.N.U. El 28 de mayo de 1956, en la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.). El 10 de enero de 1958, en la Organización Europea de Cooperación (O.E.C.E.). Por fin, el 4 de julio, la autarquía llega a su fin, y España ingresa en el Fondo Monetario Internacional (F.M.I.).


¡Bienvenido, Mr. Marshall!
, enuncia, pues, la exclusión de España de la órbita de países beneficiarios del Plan Marshall. Y si bien es cierto que el país experimentó un tímido desarrollo posteriormente, su situación económica se alejaba mucho de la de aquellos países, y que, merced a la ayuda recibida, prosperaron exponencialmente durante. Tomado de CineHistoria y alli se puede ampliar la información

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails