sábado, 6 de diciembre de 2014

Mapas y Portulanos

Las cartas portulanas o portulanos

Los portulanos o cartas portuláneas son un tipo de mapa que aparece en el s. XIII y adquieren su máxima difusión en los s. XIV y XV si bien se continuaron utilizando hasta bien entrada la Edad Moderna. Estos mapas facilitaron la aplicación práctica de la brújula.
Características

* utilizan como base una retícula basada en los rumbos o derrotas de la rosa de los vientos.
* son mapas con una escala gráfica llamada tronco de leguas.

Clases de portulanos:

  • Las cartas naúticas puras, que se atienen únicamente a las lineas de costa y litoral; especialmente del Mar Mediterráneo y el Mar Negro.
  • Las naútico-geográficas que representan con igual detalle la superficie terrestre y la marina llegando, en ocasiones, a representar todo el mapa del mundo. De este tipo destacan las llamadas cartas catalanas por el idioma en el que están los topónimos y las leyendas que proceden de los talleres de Palma de Mallorca.

Procedencia:

Bagrow distingue tres grupos de cartas portuláneas en función de su procedencia:
  • Cartas portuláneas italianas

Su producción se inicia a mediados del s. XIII con la llamada Carta Pisana (conservada en la Biblioteca Nacional de París) y le siguen, ya en el siglo siguiente, la Carta de Carignano (desaparecida del archivo nacional de Florencia), la obra del genovés Pedro Vesconte, la de Francisco Pizigano, y las de Beccario Canepa y los hermanos Benincasa, naturales de Ancona.
  • Cartografía mallorquina
El Mediterráneo. Atalas de Abraham Cresques. 1375
El Mediterráneo. Atalas de Abraham Cresques. 1375

Los talleres mallorquinos desarrollan por primera vez las cartas naútico-geográficas manteniendo un estilo homogeneo en la representación de algunos accidentes del terreno. Algunos autores incluso defienden que el origen de toda la cartografía portulana está en las escuelas mallorquinas; pero sea como sea, estos talleres fueron los que llegaron a un mayor grado de perfección y conformaron un estilo que influiría en toda la cartografía. Tanto los cartógrafos italianos como los portugueses encontrarían en ellos un modelo a imitar; hasta tal punto fue su reconocimiento que cuando el infante D. Enrique el Navegante decide desarrollar cartas portulanas acude a Palma de Mallorca en busca de un maestro y contrata al judío Jafuda Cresques.

La obra cumbre de toda la producción mallorquina es el Atlas de Abraham Cresques, de 1375, conservado en la Biblioteca Nacional de París. Este mapa fue confeccionado a petición del infante D. Juan, hijo de Pedro IV de Aragón, deseoso de una fiel representación del mundo. El Atlas consta de 12 hojas sobre tablas (69 cm por 49 cm) unidas con pergamino y dobladas en forma de biombo en las que resulta sorprendente la fiel representación de Asia desde el Mar Negro hasta Catay en la que se tiene en cuenta la información de Marco Polo, Jordanus y otros.

En el s. XIV destaca la obra de Guillermo Soler que cultiva tanto la cartografía naútica como la naútica-geográfica.

Al s. XV corresponde la carta de Gabriel Valseca, conservada en la Biblioteca Central de Barcelona, con una primorosa ejecución y animados detalles.
  • Cartografía portuguesa

Esta cartografía, desarrollada a imagen y semejanza de la mallorquina, añade únicamente la inclusión de las líneas de los trópicos y el ecuador sobre la araña formada por las derrotas.( Basado en ...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails