domingo, 22 de octubre de 2017

Textos comparados de la Batalla de Covadonga



 La batalla de Covadonga vista por los cristianos
Pelayo estaba con sus compañeros en el monte Aseuva, y el ejército de Alqama llegó hasta él y alzó innumerables tiendas frente a la entrada de la cueva (…). Alqama mandó entonces comenzar el combate, y los soldados tomaron las armas. Se levantaron los fundíbulos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Virgen Santa María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como Dios no necesita las lanzas, sino que da la palma de la victoria a quien quiere, los cristianos salieron de la cueva para luchar contra los caldeos; emprendieron éstos la fuga, se dividió en dos su hueste, y allí mismo fue, al punto, muerto Alqama y apresado el obispo Oppas. En el mismo lugar murieron 124.000 caldeos, y los 63.000 restantes subieron a la cumbre del monte Aseuva y, por un lugar llamado Amuesta, descendieron a la Liébana. Pero ni éstos escaparon de la venganza del Señor.
La batalla de Covadonga vista por los musulmanes
Dice Isa ben Ahmad al-Razi que en tiempos de Anbasa ben Suhaim al-Qalbi, se levantó en tierras de Galicia un asno salvaje llamado Pelayo. Desde entonces empezaron los cristianos de al-Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder (…). Los islamitas, luchando contra los politeístas y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de sus país (…) y no había quedado sino la roca donde se refugia el rey llamado Pelayo con trescientos hombres. Los soldados no cesaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre y no quedaron en su compañía sino treinta hombres y diez mujeres. Y no tenían que comer sino la miel que tomaban de la dejada por la abejas en las hendiduras de la roca. La situación de los musulmanes llegó a ser penosa, y al cabo los despreciaron diciendo «Treinta asnos salvajes, ¿qué daño pueden hacernos?».
Al-Maqqari, Nafh al-tib (s. XVII)
La historia cambia en función de quien la escribe, aquí tienes textos de un mismo hecho, la batalla de Covadonga en dos versiones diferentes. Vamos a leerlas con detalle y posteriormente vamos a analizar los dos textos y a compararlos. ¿ Porqué piensas que son tan diferentes?

9 comentarios:

  1. Creo que son tan distintos porque están escritos en épocas distintas (con mucha separación entre ambas) y porque los autores son de pensamientos, religiones, creencias distintas.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    A mi este texto comparativo me ha parecido un poco raro ya que se están diciendo las dos cosas de un modo cambiante respecto quien habla, o los cristianos o musulmanes.
    y yo por eso ahora me he quedado con la intriga de quien de las dos creencias ganaron, si la cristiana ya que pensaba que era la que ganó o la musulmana. Ya que dice el texto según los musulmanes entramos en la cueva y vimos a 40 personas hay muertas de hambre...
    Pero por el resto me ha gustado hacer dicho trabajo ya que se te plantean lo que a sucedido a pocos kilómetros de aquí desde dos puntos de vista de creencias distintas.

    Víctor Ferreras Fernández

    ResponderEliminar
  3. Carla Blanco Cadenas.
    Hay que ver como cambia la historia dependiendo del punto de visto de quien la cuenta.
    En estos textos se ve claramente como los cristianos dicen derrotar claramente a los musulmanes y éstos, cómo no huyeron sino que simplemente desecharon la posibilidad de seguir atacando ya qu se escusan diciendo: «Treinta asnos salvajes, ¿qué daño pueden hacernos?».

    Lo mejor es leer las dos versiones y sacar una conclusión propia incluyendo características de los dos puntos de vista.

    ResponderEliminar
  4. En mi opinión, estos textos son diferentes por dos razones:

    1ª- La distinta visión del mismo hecho, ya que mientras que el primer texto está escrito según la visión cristiana y atribuye parte de la victoria a Dios, en el segundo texto, escrito según la visión musulmana, los cristianos no vencieron sino que fueron menospreciados pues solo quedaron apenas 30 hombres que ni tan si quiera tenían alimento, y los consideraban inofensivos.

    2ª- También influye, según mi opinión, la época en que es escrito cada texto. El texto de Alfonso III esta escrito en el siglo X, siendo aun dominada parte de Hispania por los musulmanes, por lo que este texto podía proporcionar una fuente de valor y ánimo a los cristianos para que éstos no se rindieran y siguiesen con la reconquista.
    Por otro lado, el texto de Al-Maqqari esta escrito en el siglo XVII, lo que significa que la reconquista cristiana ya había finalizado expulsando por completo a los musulmanes de la península y se podría considerar que este texto servía de consuelo, dando a entender que si no se huvieran confiado no huvieran vencido los cristianos, es decir, que vencieron por relativa suerte.

    ResponderEliminar
  5. En mi opinión la principal o predominante diferencia es la religiosa ya que está presente de forma continua en el texto de Alfonso III, contribuyendo su victoria a las magnificencias del Señor.Frente al texto musulmán que lo atribuye a la muerte por hambre.

    Sin más un cordial saludo

    Joana Zurro 2ºBCA

    ResponderEliminar
  6. Son diferentes porque cada uno cuenta la historia a su favor, para quedar así como el bueno y el otro como el derrotado

    Cristina Brime

    ResponderEliminar
  7. Son diferentes porque, en primer lugar, en el texto de Alfonso III la batalla a sido ganada por lo que ven este suceso como positivo ya que les permitió reconquistar todo el territorio previamente perdido, en cambio para los musulmanes, quienes han perdido la batalla, lo ven como algo negativo, ya que a parte de perder las tierras que habian conquistado, llegaron a encontarse en una situación penosa y recibieron burlas de los cristianos.

    ResponderEliminar
  8. Nadie se ha dado cuenta de que en el texto de al-Maqqari pone: politeístas? Además, con ocho siglos de dominación no se puede hablar de Reconquista, este término puede ser usado si hay una, dos o tres generaciones de espacio temporal, ya que los musulmanes siguieron en tierras peninsulares hasta el 1609, hablamos de musulmanes andalusíes, no de árabes, ni bereberes, sirios...
    Ambos tratan de legitimar su postura, uno probablemente para infundir valor a los núcleos que resistían en el norte, y otro para enmarcar la batalla de Covadonga como un pequeño episodio de la expansión del Imperio Islámico.
    Tengamos en cuenta que los siglos VII - X son los menos documentados de la península ibérica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los musulmanes los cristianos tenían tres dioses, la Trinidad: El padre, el hijo y el Espiritu Santo, de ahí esa expresión de politeístas

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails